viernes, 3 de junio de 2011

Thriller, a cruel picture (1974)

Director; Bo Arne Vibenius
Tìtulo original; Thriller - en grym film
Guiòn; Bo Arne Vibenius
Mùsica; Ralph Lundsten
Fotografìa; Andreas Bellis
Productor; Bo Arne Vibenius
Pais; Suecia
Interpretes;
Christina Lindberg...como...Frigga- Madeleine
Heinz Hopf...como...Tony


Gènero; Violación- Venganza- Drogas- Rapto- Trata de blancas

Sinopsis;
Una chica muda es secuestrada, drogada y obligada a trabajar como prostituta en un burdel. Cuando ella se niega a cumplir los deseos de un cliente, su cruel administrador le vacía un ojo. Cuando ella por fin escapa del burdel, regresa a casa, pero descubre que sus padres han muerto. Llena de ira, jura venganza, para lo cual estudia artes marciales y se surte de armas de fuego.

Comentario;
En los setenta se vivió el nacimiento de no pocos subgéneros, y la consolidación de otros, tales como el rape and revenge, violación y venganza, tomando bases de títulos anteriores, como El manantial de la Doncella de Bergamn en 1960, apareció este subgénero de Rape and revenge donde La última casa a la izquierda, 1972, fue su más claro ejemplo y otro de los precursores, que no el único, de este atroz subgénero. Así proveniente de la fría Suecia llegó este increíble título que estuvo prohibido y censurado durante décadas, y que, por méritos propios, consiguió un estatus de film de culto y sirvió como influencia en no pocos realizadores, Tarantino incluido, eso que Bo Arne Vibenius apenas dirigió y escribió tres largometrajes, siendo este su gran trabajo, el cual salió a colación del reciente erótico sueco, swedish erotica, donde el destape, erotismo y escenas soft, y hasta hard, poblaban las pantallas suecas.
Encabezando el elenco de este producto tenemos a la joven Christina Lindberg, que participó en diversas producciones eróticas suecas y al tratar de dar el salto al cine mas "normal" fracasó estrepitosamente y pasó a trabajar de periodista, aunque hasta rodó un documental en 1992, el resto del elenco está formado por habituales del cine sueco de la época, como Heinz Hopf, Despina Tomazani, que rodó Bloodtide en 1982, Per- Axel Arosenius o Solveig Andersson.

Frigga es un niña del campo que fue violada de pequeña y quedó muda, al cabo de los años en un viaje a la ciudad es raptada por unos proxenetas que la hacen adicta a la heroina para que así no les abandone, pero al negarse a "colaborar" Tony, el líder, le sacará un ojo, dejándola tuerta. Así seremos testigos de las penurias de Frigga, llamada ahora Madeleine, que solo pensará en vengarse de todos y aquellos que han abusado de ella, así cuando consiga tener cierto dinero comenzará a aprender diversas artes marciales con el único objetivo de vengarse de todos de la forma más brutal posible.

Increíble tuvo que ser el visionado de este título en el año de su rodaje, no me imagino al público setentero viendo las salvajadas que se muestran, o más bien se intuyen, en este título, el cual estuvo censuradísimo, y es que hasta contiene diversas escenas de sexo explícito, contando con una extra en el papel femenino, pero hasta se verá sexo anal, algo que levantó no pocas ampollas, y es que si bien el guión de este título es bastante simplón y contenedor de diversas trampas y licencias, lo que muestra, y como lo muestra, Bo Arne Vibenius es tan impactante que a nadie dejó igual, así pasó a convertirse en uno de los más claros ejemplos del rape and revenge, subgénero que tuvo muy buena acogida en los setenta. Además este producto tiene un bajo presupuesto que casi le ayuda a mejorar el aspecto sórdido de la trama, todo son tonos apagados, planos reducidos y con poco movimiento, y un tempo cinematográfico lento, siendo en algunos momentos esta lentitud la que hace ganar enteros a este impactante producto.

Además Bo Arne Vibenius tuvo un par de grandísimos aciertos, uno el optar por la angelical Christina Lindberg para el papel protagonista, y otro el mostrarla muda y tuerta, increíble decisión que muestra una valentía que a día de hoy está del todo perdida, así la empatía que se crea con su personaje es total y la venganza anima al espectador que solo quiere ver morir a los sucios proxenetas y demás escoria social, además Christina Lindberg realiza una interpretación tan fría y a su vez convincente que nos deja helados de todo lo que la sucede, y, por si fuera poco, en el tramo final cuando se vuelve una Femme fatale se nos muestra ataviada de forma cercana al western, lo cual, nuevamente, sube enteros a esta producción. Además el resto del elenco cumple con el estilo seco y frío de la producción, como si de un cuento lejano se tratase.
Además hay diversos puntos que sorprenden igualmente por su sadismo, ¿inintencionado?, que va dejando al espectador cada vez mas consternado, así el mostrar esta trata de blancas de forma tan directa y atroz y a sus depravados clientes no hace más que crear un cierto malestar en el espectador, el cual disfrutará enormemente con la venganza de la joven.
Y aunque mucho se ha escrito hay que reconocer que la dirección de Bo Arne Vibenius en este tramo final es algo desigual, así el aprendizaje es algo caótico y muy licencioso, además que a la buena de Christina Lindberg se la ve demasiado perdida en esta instrucción vengativa, al igual que la propia venganza, la cual está rodada de forma excesivamente pausada, aunque, en cierto modo, esto ayuda a subir la tensión, además Vibenius no rehúye del gore y nos mostrará algún que otro gráfico asesinato, y solo la estampa de la joven Madeleine con su parche, su traje y su escopeta dice más que toda la propia película, no obstante esta foto es puro Culto.
Aunque quizá el final pudo haber sido algo más dinámico y menos licencioso, Christina Lindberg no es una actriz de acción y hay momentos en los que ese final en plan western le queda algo grande, aunque a grandes rasgos nos deja un final potente, sobre todo por ver morir de forma lenta y dolorosa a gentuza como esos proxenetas, que están muy bien perfilados durante todo el metraje, por eso mueren al final..jajaja

Una de las grandes cintas del rape and revenge y que serviría de inspiración para no pocos directores, si Tarantino copio lo del parche en su Kill Bill, y no solo para dentro de su subgénero o el cine explotation, sino para muchos cineastas ya que su tempo y estilo supusieron una pequeña sorpresa dentro del cine de géneros. Afortunadamente a día de hoy se puede ver en su versión Uncut, con todo el sexo explícito y el gore, que es menor que el sexo, por cierto. Obviamente no se recomienda ver la versión Cut ya que nos priva de mucha información, aunque como estudio de la sociedad es interesante ver esta versión censurada después de haber disfrutado de la íntegra, es realmente sorprendente.

Como conseguirla;
Editada en Dvd de importación por Synapse Films
Trailer

Otras Portadas

2 comentarios:

Quimérico Inquilino dijo...

De acuerdo con todo, compañero. Y la Limberg... ummmmm!

ATXEIN dijo...

Me lo imaginaba QUimérico.. Y es que menudo titulo este..telita..jaja

Un abrazo¡