lunes, 27 de junio de 2011

Funny man (1994)

Director; Simon Sprackling
Guiòn; Simon Sprackling
Mùsica; Stephen W. Parsons
Fotografìa; Tom Ingle
Productor; Nigel Odell
Pais; UK
Interpretes;
Tim James...como...Funny Man
Benny Young...como...Max Taylor
Christopher Lee...como...Callum Chance

Gènero; Demonio- Slasher

Sinopsis;
Max Taylor gana en un juego de cartas a Callum Chance, quien le cede su vieja mansión. Max se traslada allí con su familia, pronto se encontrarán con un siniestro bufón... funny man.

Comentario;
El director inglés Simon Sprackling rodó su debut en 1994 contando con un guión propio que entremezcla el slasher, la comedia típica inglesa, y un demonio asesino, para ello cuenta, curiosamente, con un presupuesto ajustado y la presencia de todo un Christopher Lee, que si bien realiza un papel corto se le pone como protagonista para vender mejor el producto, y bueno, es gratificante encontrarse a las grandes leyendas del cine apoyando a los nuevos realizadores, lástima que esta cinta sea tan floja, del resto del elenco podemos destacar la presencia de la cantante Pauline Black, ya que casi la totalidad del elenco son habituales de las series de Tv inglesas.

Max Taylor, rico productor musical, gana al póker un caserón de la campiña inglesa, pero una vez allí despertará al diabólico Joker que la habita y este comenzará a deshacerse de los invitados de las formas más cómicas posibles, además irán a la casa Johnny, el hermano de Max, y un grupo de autoestopistas que paró. Funny man tendrá más divertimento y más gente a la que asesinar..

Nos encontramos con la clásica comedia gruesa inglesa de mediados de los noventa, por lo que podemos prever lo que nos vamos a encontrar, y si, es un título vació, con un guión calamitoso, y una comedia casposa, poco ágil y muy mal tratada tanto por la dirección como por el elenco, al menos los momentos más puramente slasher si funcionan, aunque este híbrido entre comedia, slasher y demonio malvado no acaba de funcionar casi nunca, así solo nos desperezamos en los momentos gore, porque, al menos, los asesinatos son muy gráficos y , afortunadamente, el bueno de Simon Sprackling no rehúye del rojo elemento en absoluto.

Y es que en su afán de crear una gran comedia de género nos muestra a diversos caracteres que llaman la atención del aficionado, así la mujer negra es una especie de bruja que hasta mutará en la más pura tradición cyberpunk, o la otra chica autoestopista que es un clon de Vilma de Scooby Doo, o uno de los chicos que es el clásico mujeriego, otro es un intento de estrella del rock, Max es un productor déspota y drogadicto, etc, así que si unificamos todos sus clichés, porque aparecen todos, ya tenemos casi la totalidad de la trama, y para colmo todas las actuaciones son algo sobreactuadas, como lo es en general el tono de la cinta.
Por lo que centrémonos en el killer y auténtico protagonista del largo, Funny Man, el cual está caracterizado como un Joker pero con cara demoníaca, vamos no muy original, encima sus continuos gags no acabando de funcionar, acude hacia el chiste fácil en no pocas ocasiones pero estos rara vez funcionan, así solo nos queda ver pasar el metraje para ver alguna muerte interesante o algún momento álgido, y aquí si podemos hablar sobre unos detalles muy interesantes, el primero es sobre lo polifacético de nuestro Killer, el Funny man se disfrazará de Marilyn Monroe, de mexicano, o de portero de futbol, aunque el humor negro que suele usar no está muy conseguido, el comentado momento cyberpunk que se entremezcla con un duelo a lo spaghetti western, si la mezcla es muy increíble, y algunas de las muertes y momentos gore, impagable el cerebro con gafas que sale volando, que es deudor de Fonda sangrienta, 1987, por cierto, o el juego del futbol con una cabeza, entre otras.
Y como no podía ser de otra forma el final no acaba de dejar a nadie contento, la escena gore del pajar es muy potente, aunque el elemento sexual está tocado de forma bastante burda, y el final de la cinta deja entrever la posibilidad de crear una franquicia, algo que, evidentemente, no ha pasado, y casi mejor.

Otra comedia inglesa que no acaba de funcionar, no solo vale con mezclar diversos géneros y subgénero y mostrar un killer con cierta personalidad propia, porque este joker no hace gracia y solo puede ser recordado por un par de escenas gore aisladas. Así no es de extrañar que Simon Sprackling se centrase en rodar documentales, porque no todo lo inglés que mezcla comedia y terror funciona, hay que trabajárselo y, sobretodo, crear un guión mínimamente competente, amén de rodar con cierto dinamismo y estilo propio, que Freddy Krueger ya hay uno y es infinitamente más divertido que este Funny Man.

Como conseguirla;
Editada en Dvd de importación por Subversive Cinema
Trailer

Otras Portadas