domingo, 27 de marzo de 2011

Arte sangriento (1966)

Director; Stephanie Rothman & Jack Hill
Tìtulo original; Blood Bath
Guiòn; Stephanie Rothman & Jack Hill
Mùsica; Ronald Stein & Mark Lowry
Fotografìa; Alfred Taylor
Productor; Jack Hill
Pais; USA
Interpretes;
William Campbell...como...Antonio Sordi
Marissa Mathes...como...Daisy Allen
Karl Schanzer...como...Max, el artista

Gènero; Vampiro- Pintor

Sinopsis;
Los macabros desnudos ensangrentados que representa el pintor Antonio Sordi en sus cuadros triunfan entre los refinados miembros de la alta sociedad. El artista se inspira en la obra de un antecesor suyo del siglo XVI, un autor maldito que fue quemado en la hoguera por la Inquisición y que, según cuenta la leyenda, regresó del más allá convertido en vampiro para secuestrar a bellas mujeres. Ahora, Sordi es poseído por ese espíritu y los crímenes vuelven a la ciudad.

Comentario;
La AIP, American International Pictures, como otras productoras de la época, era muy dada a comprar largometrajes extranjeros para usar metraje de los mismos en sus películas, así esta Arte sangriento es un claro ejemplo, además de tener una peculiar historia debido a los conflictos entre Jack Hill, director al cual debemos gran cantidad de títulos, tales como Spider baby en 1968, o La cámara del terror en 1971, y Roger Corman, mítico productor y director que hasta realiza un cameo en esta, que contrató a Stephanie Rothman para que finiquitase la cinta incluyendo metraje de la película yugoslava Operacija Ticijan de 1963, para así llegar al menos a los ochenta minutos de metraje, aunque este remontaje se re tituló Track of the Vampire y solo se vio en la televisión norteamericana ya que la versión distribuida internacionalmente no llega a los 60 minutos de duración.
Por otra parte dentro del elenco encontramos rostros bien conocidos entre los aficioandos, algo habitual de las producciones de la AIP, así el protagonismo recae sobre William Campbell, visto en Demencia 13 de 1963 aunque centró su carrera en las series de televisión, donde destaca su presencia en algunos capítulos de Star Treck, y Marissa Mathes, que debutó en un pequeño papel en The phantom planet en 1961, del resto remarquemos a Sandra Knight, que participó en Frankenstein's daughter en 1958 y El terror, de 1963, Karl Schanzer que trabajó junto a Hill en Spider baby, el mítico Sid Haig, que volvió a estar en el candelero gracias a Rob Zombie y sus renegados del diablo, Jonathan Haze de La pequeña tienda de los horrores, 1960, o Biff Elliot, que trabajó en la mítica serie Alfred Hitchcock presenta o en títulos como Destination inner space en 1966.

Prosiguiendo la correcta sinopsis apuntar que Sordi está tratando de enmaromarse de Daisy, pero esta le pide más. Al mismo tiempo otro pintor de la zona, Max, trata de buscar el cuadro perfecto y tiene envidia de Sordi, al cual comienza a investigar al desaparecer una de sus modelos, y es que cada modelo que posa para los cuadros macabros de Sordi desaparece misteriosamente.

Estamos ante una de esas rarezas que nos deparó el cine vampírico en las décadas de los sesenta y setena, con una especie de vampiro que realmente sufre una maldición de un antepasado suyo y que se convierte en un vampiro con un aspecto muy característico, con ciertos aires a un asesino de giallo, por cierto, y es que actúa más bien como un psycho que como un vampiro, además, y para aderezar este "guión", se nos mostrarán a un grupo de bohemios que buscan el cuadro perfecto, buscando alguna nueva forma de arte que les saque de su aburrimiento, y si bien este elemento es interesante naufraga estrepitosamente en pantalla, porque estas escenas en el bar, el número de decorados es ciertamente escaso, parecen por momentos infantiles y suelen hacerse algo pesadas, eso que la cinta no llega ni a la hora de duración.

Pero a pesar de los fallos técnicos, algo que denota la falta de compenetración entre Corman y Hill, normal que acabase la cinta otra persona, en este caso Stephanie Rothman, la cinta tiene una oscuridad del todo involuntaria que resulta bastante gótica y atrayente. Si uno de esos momentos dulces que salen sin querer, pues bien aquí podemos disfrutar de una ciudad oscura, apática y decadente muy bien plasmada en escasos retazos, algo que agradecer a Hill, aunque en el montaje final el cambio de director y el uso de metraje de la película citada crean diversos saltos que ayudan bien poco.
Por otra parte las interpretaciones son algo frías o sobreactuadas, William Campbell está como enfadado y ausente durante todo el metraje y el grupo de bohemios sobreactúa que da gusto, la dirección de actores parece inexistente, y si a esto le sumamos algunos perfiles francamente flojos nos podemos hacer una idea sobre todo lo relacionado al elenco.
Sorprendentemente tenemos algún que otro ramalazo de gore, más allá que los propios cuadros muestran el rojo elemento, y los ataques del vampiro, si bien alguna carrerita es muy bobalicona, son del todo aceptables, destacando por derecho propio el enfrentamiento entre los bohemios y el vampiro, con algún plano a destacar, como el de el forcejeo en la especie de torre, pero sorprende más todavía que el final, que se sucede poco después de este álgido momento, de un pequeño paso atrás y no llegue a las cotas de tensión de este, eso que la aparición de una especie de maniquíes, elemento clásico del género, podría haber ayudado algo mas, porque estas escasas secuencias son algo flojas para lo que podrían haber sido, así dejan al espectador algo confuso sobre el producto visto, que si bien entretiene no llega a destacar en demasía.

Producción vampírica de Roger Corman que uso metraje de una película yugoslava y a dos directores, provocando así algún que otro desbarajuste en el montaje final, y si a esto le sumamos los momentos poco ágiles y los tediosos nos daría que pensar que es un producto malo, cosa que no es del todo cierta ya que en su escasa duración al menos entretiene, además el vampiro que se nos muestra es bastante original, lástima de su poco aprovechamiento.

Como conseguirla;
Editada en Dvd por MGM
Trailer (Presentado por el propio Jack Hill)

Otras Portadas