sábado, 29 de enero de 2011

Reto al diablo (1988)

Director; Camilo Vila
Tìtulo original; The unholy
Guiòn; Philip Yordan & Fernando Fonseca
Mùsica; Roger Bellon
Fotografìa; Henry Vargas
Productor; Mathew Hayden
Pais; USA
Interpretes;
Ben Cross...como...Padre Michael
Jill Carroll...como...Millie
Hal Holbrook...como...Arzobispo Mosely

Gènero; Demonio- Cura

Sinopsis;
El Padre Michael, que cree estar espiritualmente bendecido, tendrá que luchar entre contra los demonios en una iglesia de Nueva Orleans donde se han asesinado brutalmente a dos sacerdotes.

Comentario;
En 1988 Camilo Vila decidió rodar un drama religioso contando con un monstruo y un demonio pero sin ser una película de terror, de hecho el propio Vila sigue diciendo que el no rodó un largometraje de terror, y es que el guión del Philip Yordan, ayudado por Fernando Fonseca, deja puertas abiertas hacia el terror pero también hacia el drama religioso. Entonces llegó la compañía Vestron y deicidio distribuir este producto pidiendo a Vila que rodase un nuevo final mucho mas terrorífico para así tener mejores ventas, recientemente habían tenido un gran éxito con Museo de cera, también del 88. Pero Vila se negó, así el estudio contó con Bob Keen, responsable de los efectos de Hellraiser y de la propia Museo de cera, que re escribió el final e incluyó una serie de monstruos y una batalla final en la iglesia con un clima claramente terrorífico, que encima es de lo mejorcito de todo el metraje.
Curiosamente Vila se supo rodear de un elenco francamente competente y reconocible, así el protagonismo recae en Ben Cross, al que hemos visto en otros títulos de género, tipo Nightlife, 1989, o Dark shadows en 1991, que está acompañado por Jill Carroll, que participó en Psicosis 2 en 1983, los veteranos Hal Holbrook, visto en La niebla, 1980, o Rituals, 1977, Trevor Howard, que moriría ese mismo año, Ned Beatty, un habitual secundario norteamericano, o William Russ, que participó en Death bed, the bed that eats en 1977, entre otros.

En una iglesia de Nueva Orleans han muerto dos curas en los dos últimos años, así el Arzobispo Mosely espera la llegada de algún cura preparado para retomar esa iglesia y luchar contra el maligno que la habita. Así el padre Michael será el elegido después de haber sobrevivido a una caída de 17 pisos, pero una vez allí irá comprobando que el demonio existe y le quiere, usará a la virginal Millie para corromperle, aunque el diablo tendrá que usar todas sus armas para derrotar al Padre Michael, el cual no creerá al Arzobispo, que le avisa de los peligros de esa iglesia, hasta el último momento.

Estamos ante una película que sorprende y descuadra bastante al espectador, casi mas para mal que para bien, y es que se nota en exceso que Vila no tenía pensado rodar un largo de terror, recordemos que la moda del cine satánico era de la década pasada y no de los ochenta. Así nos encontramos con un guión algo plano y sin la capacidad de aprovechar alguna de las interesantes premisas que proponía, quedando así todo el asunto a medio gas, además de dejar al espectador algo confundido en algunos momentos del metraje. Curiosamente Vila supo rodearse de un elenco competente, y de renombre, y de un buen equipo técnico, así la factura de la cinta luce con luz propia, destacando una fotografía ciertamente eficaz y cuidada, no hace falta tratar de innovar, simplemente con ser eficaz es perfecto, y aquí Henry Vargas no se complica en absoluto y ayuda en todo momento a la dirección, algo similar pasa con el montaje, aunque más bien cumple, no así con la banda sonora, la cual se me antoja algo simple para un producto de estas características.

Por otra parte, y nuevamente debido al flojo guión, las actuaciones y distintos perfiles dejan bastante que desear, siendo este uno de los grandes problemas de esta producción, y es que contar con actores de peso pero con perfiles planos no suele ser una buena conjunción, así casi ningún miembro del elenco sobresale y solo cabría destacar la innecesaria sobreactuación de Ben Cross, quién decide tomar el peso de la cinta pero sin ser capaz de involucrarse de forma correcta y trata más de exhibirse que otra cosa, una pena.
Curiosamente Vila no rehúye del erotismo y así veremos diversos desnudos, casi todos por parte de la bella Nicole Fortier, algunos de ellos muy cercanos al nunsplotation, y es que si bien Vila trató de rodar un drama religioso no dejó pasar la ocasión de seducir a curas con una pelirroja en paños menores, que encima resultará ser el diablo, y es que si Vila se hubiese decantado por rodar una cinta de terror seguramente esta producción hubiese ganado enteros. Y eso que no rehuye del género, por mucho que el diga, ya que rodó tres escenas bastante terroríficas, la primera es la que habre la película, donde veremos por primera vez a la pelirroja demoníaca haciéndo de las suyas, la referente a la casa de Luke, que pudo dar bastante mas de si, y la mas gore de toda la película, la cual no se yo si no será otro ingerto de Bob Keen, porque es una escena muy gore, con destripameinto , crucifixión y visceras incluidas..
Así la parte final, la rodada por Bob Keen, es la más atrayente para el aficionado al género, y es que Keen convierte a la bella demonio en unos monstruitos la mar de graciosos y no se rehúye en absoluto en mostrarnos a los diversos monstruos y buenas dosis de gore, la pena es que el estilo de la cinta cambia radicalmente y Keen no es Ken Russell, así las escenas "oníricas" que vemos son algo planas y vacías, las cuales evocan directamente al cine de Russell, por otra parte, eso que veremos muchos detalles geniales, con muertes, sangre, desnudos, y demás lindeces.
Y lo malo es que este tramo final resulta ser lo mejor de todo el metraje y el cual nos alegra, en cierto modo, la visón de este film, el cual nos deparará las sorpresas clásicas del género y deja a Vila como un pobre director de terror, aunque en realidad el nunca quiso rodar una cinta de este estilo, algo ilógico viendo el devenir de toda la historia.

Otra película donde seremos testigos de la lucha entre el bien y el mal, estando el bien representado por un cura y el demonio por una pelirroja en paños menores. Lo malo es que Vila no quiso rodar un terror y solo la aparición de la Vestron cambió el devenir de este título, dejándonos al final de su visionado con ganas de mas y con la sensación de haber visto un título que pudo dar más de sí, además al ver el final todo se complica más debido al cambio de estilo, tanto visual como narrativo, y el aumento del terror y el gore. De todos modos el poder disfrutar de los monstruitos durante todo el tramo final es una alegría para el aficionado, y en cierto modo salva el producto. Aunque, y me repito, si Vila hubiese decidido rodar un terror con este guión posiblemente el resultado final hubiese sido bastante mejor.

Como conseguirla;
Editada en Dvd de importación
Trailer

Otras Portadas

2 comentarios:

Alimaña dijo...

Te veo "muy religioso" últimamente en las entradas, te veré en Misa (yo te espero en la puerta ¿eh?) jajajaja.
No la he visto, otra mas pendiente

Un abrazo

ATXEIN dijo...

No te creas Alimaña, tengo un montonazo de pelis pendientes por comentar y no se porqué decidí comentar estas mas "religiosas"..jajaja

Saludosss¡¡