jueves, 30 de diciembre de 2010

La isla de la muerte (1967)

Director; Mel Welles
Guiòn; Ernst R. von Theumer & Mel Welles
Mùsica; José Muñoz Molleda & Antón García Abril
Fotografìa; Juan Mariné & Cecilio Paniagua
Productor; George Ferrer & Ernst R. von Theumer
Pais; España- Alemania
Interpretes;
Cameron Mitchell...como...Baron von Weser
George Martin...como...David Moss
Elisa Montés...como...Beth Christianson

Gènero; Mad Doctor- Vampirismo- Planta

Sinopsis;
Un árbol carnívoro de proporciones masivas, con ramas como serpientes que buscan sus víctimas y flores en sus extremos que se abren para devorar la carne humana, siembra el pánico en el grupo de turistas que ha acudido a una islita de la costa italiana. Se trata de la más depurada creación de un científico enloquecido. Un film modesto pero nada desdeñable.

Comentario;
Estamos ante una curiosidad cinematográfica que mezcla una planta asesina y vampirismo que fue dirigida por Mel Welles, aunque en muchos lados se dice que la dirigió Ernst R. von Theumer, algo erróneo ya que este fue el productor y co escribió el guión junto al propio Welles, adaptando una historia de Stephen Schmidt, aunque el propio Welles ya comentó que dependiendo el país se usó un nombre u otro, cosas de las distribuidoras. Aparte apuntar que Welles es el responsable de la curiosa Lady Frankenstein,1971, y que participó como actor en títulos como El lago de Satán, en 1966, o La tienda de los horrores de 1960, y curiosamente en esta no participa, de hecho esta cinta tiene un elenco escaso que está encabezado por todo un Cameron Mitchell, al que hemos visto en El asesino de la caja de herramientas, 1978, o Supersonic man en 1979, que está acompañado del español George, Jorge, Martin, al que vimos en Escalofrío diabólico en 1971, a la guapa Elisa Montés, que participó en El muerto hace las maletas en 1973, Ricardo Valle, mítico Morpho de Gritos en la noche, 1962, o el habitual secundario Mike Brendel, que participó, entre otras, en Justine de 1969.

Un grupo de turistas viajan a una pequeña isla donde solo vive el Baron von Weser que está llevando a cabo una serie de experimentos con las plantas del lugar, así presentará a sus invitados una planta con sabor a carne, siendo este su gran descubrimiento. Pero pronto comienzan a sucederse asesinatos y las desconfianzas en el grupo ven la luz. Así David Moss junto al propio Barón tratarán de buscar al culpable, lo que Moss no sabe es que lo que buscan no es humano...

Si bien el cine de plantas asesinas era bastante conocido, especialmente debido al éxito de La tienda de los horrores en 1960, aunque no únicamente ya que hay decenas de títulos del estilo, como Angry red planet, 1959, Day of the triffids, 1962, o Attack of the mushroom people, 1963, entre otras, esta entremezcla otros estilos, tales como vampirismo, la novela los Diez negritos, y hasta al Dr. Moreau, si, es como cogerlo todo y meterlo en una batidora, lo cual nos podría hacer pensar en una gran película, pero si bien no es un mal producto tampoco es algo excesivamente destacable, aunque como curiosidad cumple a las mil maravillas, eso sí. Por otra parte los distintos rubros técnicos cumplen, en mayor o menor medida, la banda sonora es acertada, la fotografía es algo oscura, el montaje pasable, poco mas, y la dirección del bueno de Welles es solvente, tampoco parece que nadie se tome este producto en serio, pero al ser un equipo tan escaso y con tantos recursos el rodaje se salva con cierta solvencia.

Los perfiles son muy arquetípicos de la moda a lo Diez negritos, con el misterioso Baron, el botánico tontorrón, la chica guapa y el guaperas de turno, la pareja de hombre mayor y mujer con ganas de un hombre más joven, la mujer mayor y cotorra, y el criado misterioso, donde todos los perfiles y actuaciones cumplen con su cometido, sin destacar ninguna, bueno quizá George Martin sobreactue al final su papel de "héroe", aparte como dato curioso apuntar que en esa época el bueno de Cameron Mitchell tenía que comerse 26 ajos al día, como cura, por lo que resultaba algo complicado rodar cerca de él, no se si será cierto, pero es algo que leí en varios fanzines..jajaja
Por otra parte también leí que el presupuesto inicial para la creación de la planta chupa sangre estaba pensado para que fuese una especie de Suite motion, un traje manejado por un humano, pero finalmente tuvieron que desistir de sus intentos y tuvieron que recurrir a los clásicos hilos de pescar, así los movimientos de la planta son algo toscos y sus ataques, si bien están rodados con cierta fuerza y una buena creación de tensión, no acaban de ser todo lo poderosos que cabría esperar, aunque Welles nos regala algún momento puramente gore, algo que siguiendo el devenir de la producción sorprende bastante, aunque siempre se agradece.
Por otra parte si nos cernimos a la trama argumental podemos observar la cantidad de licencias que Welles usa, casi todos los personajes tienen alguna, así dependiendo del momento destacan en mayor o menor medida, en este aspecto no puedo dejar de hablar del Profesor Jules Demerest, un Nerd botánico que descubrirá todo y nada, y que nos deja algo alucinados con todo su papel, además que Hermann Nehlsen sobreactúa y fuerza bastante, por no decir demasiado, el personaje.
La parte final adquiere un cierto ritmo del que adolece el resto del metraje, veremos más ataques, mas acción y una lucha final con hachas, si con hachas, siendo este uno de los momentos cúlmenes de la cinta, donde nuestro héroe y el Mad doctor, que es muy deudor del clásico Dr. Moreau, tienen una interesantt lucha con estas armas, apuntar que este final estaba concebido de manera distinta a la que fue finalmente rodada, se pretendía quemar a la planta junto al Doctor, pero ante la imposibildiad de hacerlo de forma segura se decidió cambiarlo y dejar el que se puede ver en la cinta, que es bastante interesante, aunque quede algo ridículo debido a los aspavientos del Baron von Weser.

Curiosidad la co producida entre España y Alemania donde Mel Welles muestra una cinta con una planta chupa sangre a la par que entremezcla diversos subgéneros, todo con la clara intención de crear un producto novedoso y que tuviese una buena salida. Y aunque fue distribuido internacionalmente no consiguió tener ninguna relevancia, aún siendo una cinta interesante, la cual cumple con su principal cometido, entretener, pero claro la gente en su época esperaba otra La tienda de los horrores, y nada más lejos de la realidad.

Como conseguirla;
Editada en Dvd de importación por Shout Factory Theatre
Trailer (Video de un ataque de la planta vampiro)

Otras Portadas

5 comentarios:

Quimérico Inquilino dijo...

Vaya pintaza que tiene esta.
100 % de las que me gustán, jajaj
¿No la tendrás disponible en castellano, por casualidad?

Oca dijo...

Esta película la recuerdo. Creo que la vi hace ya un montón de años y me gustó. Disfruté como un enano viendo, y eso que la película era malilla. En aquella época no sabía apreciar ese sabor que tienen este tipo de películas, pero aún así, me encantó.

ATXEIN dijo...

Pues si Quimérico, esta puede que sea de las tuyas.. aunque le falta un algo..jajaja

Y si, claro que la tengo en castellano..XDD

Oca, si, es justamente eso, la cinta es flojilla pero entretiene, que es de lo que se trata.. y solo por ver la cara del Mitchell ya vale la pena..jajaja

Un saludo y pasad buena noche¡¡

Quimérico Inquilino dijo...

¿Que está disponible en castellano?? Ummm.... ya hablaremos, Atxein, ya hablaremos XDDDD

Espero que la entrada al nuevo año haya sido estupenda ;)

ATXEIN dijo...

Claro Quimérico.. te repito que yo la tengo en castellano..XDD Y nada, hablamos cuando quieras, no hay miedo¡¡jajaja

Gracias, la entrada estubo bién, y lo mejor está todavía por llegar¡¡

Y espero que le tuya fuese igualmente buena¡¡
Un abrazo¡¡