jueves, 30 de diciembre de 2010

La posesión de Emma Evans (2010)

Director; Manuel Carballo
Tìtulo original; Exorcismus
Guiòn; David Muñoz
Mùsica; Zacarías M. de la Riva
Fotografìa; Javier Salmones
Productor; Julio FErnández
Pais; España
Interpretes;
Sophie Vavasseur...como...Emma
Stephen Billington...como...Christopher
Ricahrd Feliz...como...John

Gènero; Posesión- Exorcismo

Sinopsis;
Emma está harta. Harta de estudiar en casa en lugar de ir al instituto, harta de hacer de canguro de su hermano pequeño, harta de sus padres. Los padres de Emma son sobreprotectores, agnósticos y excesivamente estrictos con la educación de sus hijos. Emma quiere una vida distinta, quiere ser libre…
Inexplicablemente Emma empieza a sufrir unos extraños ataques que sus padres atribuyen a problemas psicológicos, pero ella sabe que esos ataques tienen un origen muy distinto. Emma sabe que hay algo terrible en su interior que se está apoderando de ella. Emma quería ser libre... Algunas cosas es mejor no haberlas deseado nunca…

Comentario;
Manuel Carballo vuelve a brindarnos una película de género de manos del productor Julio Fernández, quién ya produjese su debut, El último justo en 2007, y con el que trabajase en diversos proyectos de su difunta Fantastic factory como cámara u operador de video. En esta ocasión toma un guión de David Muñoz, responsable del libreto de El espinazo del diablo, 2001, y se opta por contar con un elenco internacional, el cual está encabezado por la joven Sophie Vavasseur, la gran esperanza irlandesa a la que hemos visto en Resident evil, 2 apocalipsis en 2004, saga donde también participó su compañero Stephen Billington además de haberle visto en Dracula 3, legacy en 2005, o en la genial Braveheart de 1995, además de encontrarnos con actores tales como Richard Feliz, que participó en Frágiles, 2005, Brendan Price, visto en Dagon, la secta del mal, 2001, aparte de el mítico actor Douglas Bradley, mítico Pinhead de la saga Hellraiser, que aquí aparece como reclamo más que otra cosa.

Apuntillando la correcta sinopsis comentar que el tío de Emma, Christopher, es un cura que fue expulsado de su diócesis debido a un exorcismo fallido que provocó la muerte de una niña. Ahora tendrá que ayudar a su propia familia a deshacerse del diablo que tiene poseída a Emma. Además pondrá una regla importantísima, no quedarse nunca a solas con Emma.

En los últimos años hemos podido ver en pantalla diversas producciones sobre exorcismos, sin llegar a las cotas de las explotaciones setenteras debido al éxito de El exorcista, 1973, piedra angular de este subgénero, de la cual esta cinta mama en demasía, pero en todas estas ocasiones siempre se ha tendido a mostrar algo más que el "simple" exorcismo, así hemos visto juicios, como en El exorcismo de Emily rose, 2005, falsos documentales, como al reciente El último exorcismo, 2010, o debido a maldiciones, como Exorcismo en Conneticut, 2009, por lo que el guión de David Muñoz trata en este caso de mostrar una serie de penurias familiares que serán los desencadenantes de este exorcismo. Pero este matiz no queda correctamente plasmado en las imágenes, y si bien Manuel Carballo trata de insuflarle un aire nuevo a este revisión de un exorcismo no acaba consiguiéndolo y deja con ganas de mas, de demasiado mas. Ciertamente es muy gratificante que la historia esté contada en la forma que está, pero no queda todo empastado de tal forma que el espectador sienta empatía por la familia, algo que el propio director trató de conseguir, así Emma parece una adolescente mas con problemas, especialmente debido a su familia.

Y es aquí donde la cinta naufraga, en la creación de personajes y sus distintos perfiles, la madre de Emma es un carácter poco conseguido donde se muestra a una madre autoritaria sin más, y el padre, pues el típico pelele, nada más. Así nos queda una Emma de la cual debemos suponer demasiados matices, llegando así las conclusiones finales a sorprendernos y molestarnos al haber estado tanto tiempo escondidas y resultar una trampa argumental excesiva. Algo similar pasa con el personaje de Christopher, un cura con" doble personalidad" al que se le muestra como culpable y víctima, pero algo no encaja. Al menos todo el elenco cumple, hay alguna que otra sobreactuación pero en líneas generales todas las interpretaciones son bastante decentes, aunque quizá a Sophie Vavasseur, protagonista principal de toda la trama, parece quedarle algo grande el papel ya que no acaba de acomodarse al mismo y su intepretación sufre de demasiados altibajos.
Por otra parte me parece lamentable la trampa que se hace al espectador con el supuesto protagonismo de Douglas Bradley, uno de los grandes, ya que solamente aparece en dos escenas, y solo en una de ellas, encima al final de la cinta, tendrá diálogo, por lo que me parece una tomadura de pelo atroz, más aún cuando su personaje se supone el nuevo Padre Karras, nada más lejos de la realidad, nos pasamos toda la cinta esperando la llegada del Monseñor para nada, bueno si para quedarnos con cara de tontos. Muy mal a este respecto señor Carballo.
Los efectos están realizados por DDT, una gran compañía patria, pero la verdad es que no destacan en absoluto y si bien en el tráiler creemos ver grandes escenas terroríficas están no aparecen en todo el metraje, salvo un par de escenas contadas, siendo este otro de los puntos flacos de este producto, la falta de tensión en casi todo el metraje, ni tan si quiera escenas provocadoras, como la concerniente a Mark, su final, llegan a crear suficiente tensión, ni tan si quiera cuando vemos las cintas grabadas por Christopher, una pena.
Y es que esta cinta se queda a mitad de camino de alguna parte, pero no sabemos de cual. Quizá ese empeño en mostrar a una adolescente enfadada con su familia se les fue de las manos, así el final es algo caótico y, en cierto modo, absurdo, con excesivas trampas, las cuales dejan al espectador con ganas de más, de demasiado mas. Porque no solo vale tomar como referencia a El exorcista, hay que crear terror, o al menos tensión, y aquí se hecha mucho en falta.

El segundo largometraje del joven Manuel Carballo no deja de ser otro producto más sobre un exorcismo que no consigue crear el suficiente terror al espectador, con el cual juega en exceso y al cual muestra una trama algo tramposa. Además la decisión de no mostrar más efectos o más escenas terroríficas juega en su contra ya que es esto justo lo que el aficionado espera. Así tenemos la sensación de haber visto un drama adolescente bajo la vitola de un exorcismo que no lleva a ninguna parte. De todos modos como entretenimiento cumple, que es la base cinematográfica, lamentablemente como cinta de terror no consigue aterrorizar.

Como conseguirla;
En Cines
Trailer

Otras Portadas

2 comentarios:

^v^ ۩[†] Ahriel Raven Gray [†] ۩ ^v^ dijo...

Que ganas de ver este peli :)

Besos de letras con Tinta (^_^)

ATXEIN dijo...

Pues Ahriel, ya te digo que a mi no me acabó de convencer, le falta mas mala leche.. ser algo ams terrorífica, aunque no se cual era el objetivo del director..

Pasa buenas fiestas¡¡