domingo, 17 de octubre de 2010

Igodo, the land of the living dead (1999)

Director; Andy Amenechi & Don- Pedro Obaseki
Guiòn; Ojiofor Ezeanyaeche
Mùsica; Stanley Okorie & Omololu jacob
Fotografìa; Jonathan Gbemuotor & Solomon Nwoko
Productor; Ojiofor Ezeanyaeche
Pais; Nigeria
Interpretes;
Norebrt Young...como...Igodo, el Flautista
Sam Dede...como...Egbunna, el Cazador
Charles Akafor...como...Agu, el Guerrero

Gènero; Bosque maldito- Fantasmas- Demonios

Sinopsis;
La muerte salpica la tiera y la gente muere una a una debido a la maldición del hijo de Amadioha que fué enterrado vivo. En las colinas de Amadioha, sobre el bosque de los mil demonios, siete hombres deben sacrificarse para salvar a su moribunda comunidad.

Comentario;
La industria cinematográfica Nigeriana, llamada Nollywood, es muy desconocida fuera de su país, y si bien cuentan con una gran cantidad de producciones propias anuales rara vez estas logran una mínima distribución internacional, aunque en los últimos años se pueden llegar a localizar en el mercado del VCD diversas de sus producciones. Así nos encontramos con este trabajo de género que mezcla la trama de la fabulosa Los siete samuráis de Kurosawa y el cine fantástico y de fantasmas, pero con un estilo propio algo cercano al del cine oriental, de todas formas aún desconozco mucho cine de terror nigeriano como para poder hacer comparaciones o saber de su estilo. En esta ocasión es el productor Ojiofor Ezeanyaeche quién escribe este guión que se encargan en dirigir Andy Amenechi y Don- Pedro Obaseki, al parecer un par de directores con cierto prestigio en Nollywood, al igual que pasa con alguno de los actores, pero estos detalles me fueron imposible de comprobar.

La sinopsis es bastante acertada, de hecho la traduje del propio VCD, aunque podríamos añadirle que esta historia está contada por uno de los supervivientes a generaciones posteriores al gran problema con Igodo y su bosque fantasma, donde veremos niños fantasmas, pseudo caníbales, monstruos, cocodrilos asesinos, y diversos efectos especiales.

La verdad es que esta cinta me ha sorprendido bastante, quizá ya partiese de una buena premisa, aunque creyese que se trataba de una cinta zombie, cosa que no es, porque poder ver cine tan raro a un servidor ya le satisface enormemente, así la falta casi total de presupuesto, el estilo visual tirando al amateurismo, los efectos de ordenador tan chabacanos, o la fotografía tan fría siendo siempre de día, no me ha molestado en exceso, aunque no deba dejar de reconocer que es un título flojo, aunque resulte simpático. Según he podido informarme esta cinta es una de las películas nigerianas con menos diálogo, al parecer uno de los detalles de su cine son las continuas charlas entre actores, pero aquí no tenemos este matiz, tenemos muchos gritos, aunque mas bien es la forma de hablar nigeriana, como pasa en oriente, y queda muy remarcada la posición del hombre y la mujer en la sociedad, al igual que la del rey y sus consejeros, los cuales no tienen nada que envidiar a los vistos en cintas de espada y brujería, así mismo los bailes y la música tienen un peso muy marcado, algo que parece propio de la cultura nigeriana.

Pero lo que me dejó totalmente sorprendido es como han cogido la gran Los siete samuráis y le han dado una pequeña vuelta de tuerca, aunque no han sido los únicos, y han creado un título fantasmagórico, algo largo, como la cinta de Kurosawa, pero es que el cine nigeriano, al parecer, mantiene unos metrajes amplios, no tanto como en la India pero si cercanos a las dos horas, esta que nos ocupa dura unos 107 minutos.
Sobre las actuaciones no puedo opinar objetivamente, me han sorprendido pero también me han desquiciado, tanto grito me satura, y las formas empleadas a mí como occidental me resultan extrañas y extravagantes, pero muy respetables, por lo que me han dejado algo confuso en líneas generales, eso sí, losa ctores están muy involucrados, o al menos esa es la sensación que le dejan a uno.
Si me sorprendieron los efectos de ordenador, que son bastante cutrones, al igual que el cocodrilo que vemos o los dos monstruos que aparecen a lo largo del metraje, que no tienen nada que envidiar a los visto en las Series B cincuenteras, en serio. Lo que pasa es que al desconocer tanto de esta cultura muchos de sus actos nos dejan algo fríos, pero como la película mantiene una aceptable continuidad no se hace del todo pesada, aunque tenga algún que otro momento algo soporífero, mucho caminar por el bosque y poco dinamismo.
Por otra parte tampoco se rehúye del gore y aunque no haya mucha sangre si hay algún que otro corte, un feto al comienzo de la cinta, y un apaleamiento y enterramiento en vida que quizá debió ser más salvaje, aunque al desconocer el mercado nigeriano quizá esta cinta sea muy gore o muy poco gore para ellos, me queda mucho por investigar.
De todas formas este producto medio naif y bizarro no deja indiferente a nadie y si bien tiene planos alargados hasta el infinito, especialmente en el tramo final, igualmente tiene grandes momentos, anquen en líneas generales sepamos que estamos ante un título algo cutrecillo y flojo.

Terror fantástico proveniente de Nigeria con un trama argumental basada en Los siete samuráis y con efectos de ordenador nos llega este producto que es algo pobre y que visto por ojos occidentales nos deja con ganas de bastante más ya que se nos asemeja más al cine amateur o casi under pero faltándole mucho para destacar en esa liga. Lo mejor de todo, el poder conseguir ver cine fantástico nigeriano, yo de hecho ya tengo en mi poder un buen número de títulos y cuando los haya visto todos quizá cambie mi opinión sobre este Igodo. De momento, cazadores de rarezas y bizarradas, !a por ella¡.

Como conseguirla;
Editada en Dvd de importación
Trailer [Os dejo el video de los diez primeros minutos, que se puede encontrar en Internet]