martes, 11 de mayo de 2010

La luna negra (1989)

Director; Imanol Uribe
Guiòn; Imanol Uribe
Mùsica; José Nieto
Fotografìa; Javier Aguirresarobe
Productor; Antonio Martín
Pais; España- Alemania- Suiza
Interpretes;
Lydia Bosch...como...Eva
Fernando Guillén...como...Don Manuel
Patricia Figón...como...Luna

Gènero; Brujería- Niña- Terror

Sinopsis;
En el plazo de 48 horas, Eva concibe una hija, pierde a su marido y atropella a una enigmática mujer. Para curar las consecuencias de esos hechos tendrá que esperar casi nueve años, pero entonces será demasiado tarde.

Comentario;
A finales de la década de los ochenta la TVE pública española, la única en antena en la época junto a La2, co produjo una serie de seis largometrajes, de unos 90 minutos, con otras cadenas de otros países europeos con el tema de la brujería como telón de fondo, llamando al proyecto Sabbath. En esta ocasión toca comentar la producción realizada por Imanol Uribe, poco habitual dentro del cine de género y si del cine social, que nos lega esta su incursión más terrorífica contando con un equipo técnico solvente, una producción televisiva y un elenco mas que conocido por el aficionado español, no precisamente por los papeles dentro del cine de género, sino más bien por su peso dentro del cine nacional, así encontramos a Lydia Bosch, José Coronado, Fernando Guillén, Tony Isbert, Amparo Muñoz, Cayetana Guillén Cuervo, Fernando Sancho, este si que participó en diversos títulos de género, como El ataque de los muertos sin ojos, 1973, o Vudú sangriento, 1973, o una joven Emma Suárez, entre otros.

Prosiguiendo la acertada sinopsis comentar que Eva abandona a su marido Adrián al verle con otra mujer. Pasados casi nueve años todo cambia, la mujer atropellada, Lilit, despierta y Luna, la hija de Eva, comienza a comportarse de un modo extraño, además la muerte de José, el hijo de la guardesa será la chispa que necesite Don Manuel, padre de Eva, para comprender todo. La maldición de Lilit, la eterna, está por cumplirse por enésima vez.

Tenemos que reconocer que para estar ante un telefilme patrio las calidades técnicas son aceptables, aunque bien es cierto que tenemos los rasgos típicos de este tipo de productos, sonido seco, fotografía simple, pocos decorados, montaje lineal, y actuaciones teatrales, algo que siempre creo que los telefilmes nacionales fuesen algo menores. Resulta curioso como Uribe comienza la cinta con un ritmo y tensión que ayudan, y mucho, al espectador a estar totalmente involucrado en el telefilme, lástima que el paso del tiempo y, sobretodo, los acercamientos a cintas mayores, como puedan ser El exorcista, 1973, y, sobretodo, La profecía, 1976, haga decaer el ritmo hasta límites insospechados el principio del metraje, ya que resulta muy curioso ver como un título, a priori, potente, se convierte en una cinta mas de las decenas de productos similares que vieron la luz en los setenta, pero llegando con unos diez años de retraso, gran lastre este.

Todo esto es debido a la mala planificación de personajes y la nula dirección de los mismos, estos parecen autosuficientes y cada cual hace la guerra por su lado, es muy triste ver como en una misma secuencia de diálogos cada actor parece estar participando en un producto distinto, ya bien sea por la tensión, por la trama o cualquier otro menester, lo cual provoca un bajón enorme que deja al espectador algo alicaído, eso que las actuaciones son bastante competentes, Lydia Bosch o Fernando Guillén brillan a gran altura, así mismo la niña Patricia Figón, que es la gran revelación, pero Uribe nos deja la sensación de dejar del todo apartados a otros personajes, como puedan ser los de Emma Suárez, la niñera lesbiana que pudo dar mas de si, o José Coronado, el padre infiel de Luna que queda igualmente abandonado cuando debió tener mas peso en la trama.
Sorprendentemente tenemos alguna dosis de gore, increíble la muerte del niño, nunca me hubiese esperado esto de un telefim patrio, y lesbianismo, que si bien es corto está muy bien enlazado con el mal de la niña, lástima que este ambiente no se usase mas durante el resto del rodaje, y que no hubiese estado tan cercano a las cintas antes citadas.
Afortunadamente el tramo final deja retazos de gran película, si bien hay muchos elementos y momentos que quedan algo descolgados toda la resolución cumple y hasta nos lega momentos ciertamente terroríficos, lástima del ritmo de la grabación, aunque hay un par de escenas dignas de La profecía y similares, la lástima es no ver todas las muertes en primer plano, eso hubiese hecho de esta cinta un título de culto, pero claro, estamos ante un telefilme, y eso no podía ser, bastante es el sorprendente plano final que acompaña a los títulos de crédito.

Un título desconocido y ciertamente interesante del terror español, es cierto que va de mas a menos para mostrarnos un final bastante potente pero muy mal planificado, quizá si Uribe hubiese tenido mas mala leche, como demostró posteriormente en su cine denuncia, esta película sería mas reconocida. Aunque los aficionados españoles la tengan algo de manía, ya sabemos los prejuicios que se tienen a los actores nacionales, no es un título despreciable, mas bien todo lo contrario, resulta una grata sorpresa, aunque debió dar algo mas.. si hubiese sido rodada diez años atrás hubiese tenido algo mas de repercusión.

Como conseguirla;
Editada en España en Dvd
Trailer
No encontrado
Otras Portadas