lunes, 1 de febrero de 2010

El rojo en los labios (1971)

Director; Harry Kümel
Tìtulo original; Les lèvres rouges
Guiòn; Pierre Drouot & Harry Kümel
Mùsica; François de Roubaix
Fotografìa; Eduard Van Der Enden
Productor; Paul Collet & Henry Lance
Pais; Alemania- Francia- Bélgica
Interpretes;
Delphine Seyrig...como...Condesa Bathory
Danielle Ouimet...como...Valerie
John Karlen...como...Stefan

Gènero; Vampiro- Elizabeth Bathory

Sinopsis;
Una pareja de recién casados se alojará en Brujas, en el mismo hotel en que se encontrarán con la condesa Bathory y su sirvienta. A partir de ese momento, y rodeados por el misterioso halo que han dejado en la ciudad belga las muertes de jóvenes muchachas durante los últimos días, se desencadenarán una serie de inesperados sucesos.

Comentario;
En el año 1971 el afamado director Harry Kümel rodó sus dos únicas incursiones dentro del cine de género, con permiso de su Rumplestiltskin, 1973, esta que nos ocupa y la genial Malpertuis. Basándose en la historia de la mítica Condesa Bathory Kümel realiza una cinta de terror erótico de corte europeo con guión co-escrito junto a Pierre Drouot. Cuenta con un elenco realmente escaso, apenas ocho actores, donde el protagonismo recae en manos de Delphine Seyrig, vista en Díselo con flores, 1974, la joven Danielle Ouimet, [The possession of Virginia, 1972], y John Karlen, [Trilogía del terror, 1975], del resto del elenco podemos destacar a Paul Esser, visto por The haunted castle, 1960.

Los recién casados Valerie y Stefan viajan para conocer a la madre de este, el cual guarda turbios secretos al respecto, entonces se alojarán en un hotel donde conocerán a la Condesa Bathory y su doncella Ilona. Pronto la Condesa comenzará a seducir a la joven pareja la cual pasa por momentos complicados debido a los secretos de Stefan, entonces la Condesa urdirá un plan para conseguir su propósito, apoderarse de Valerie y convertirla en su nueva doncella, ya que es una vampiro.

En la década de los setenta hubo un alubión de películas de vampiras mezclándolas con lesbianismo, con Franco y Rollin como grandes referentes, con un estilo y estética europea pero totalmente alejado de los cánones de la todopoderosa Hammer, así Harry Kümel, director valorado por sus trabajos fuera del género, aunque no conozco nada mas que sus incursiones dentro del terror, decidió realizar una versión del mito de la Condesa Bathory, mezclándolo con elementos lésbicos, sádicos y con ciertos toques a la otra gran dama vampiro Carmilla.
Todo bajo unos parámetros técnicos poderosos, aunque tanto estilismo me saturase por momentos y la recreación que realiza Kümel en cada plano crea, indirectamente, un producto lento, que puede llegar a ser soporífero, aunque con el paso de lo años este, algo desconocido, título ostentó el calificativo de Culto en determinados sectores de aficionados, algo que entiendo a la perfección.

Realmente estamos ante un trabajo preciosista al cual, quizá, le falte mas contundencia en su guión ya que son diversos los elementos que quedan bastante descolgados y poco explicados, especialmente la trama personal de Stefan, la cual daba para un solo largometraje, esa relación homosexual que tapa a su reciente esposa y esos cambios bruscos de temperamento, con violencia de género incluida, tan mal vista en nuestros días pero tan habitual en esos tiempos, desaparece sin mas, dejando al espectador con ganas de mas.
Aunque ciertamente la trama se centra en las relaciones de la Condesa Bathory, y aquí es donde hay que decir que Delphine Seyrig realiza una de las mejores interpretaciones de vampiresa de todos los tiempos, siempre dentro de este estilo lento, erótico y muy gestual, porque en cada plano donde Seyrig aparece esta se gusta, consiguiendo traspasar la cámara y, a su vez, crear un cierto halo de misterio muy adecuado, además, y al parecer, hubo grandes problemas durante el rodaje entre Kümel y Danielle Ouimet, la cual realiza un trabajo competente sin mas, hasta hubo una agresión por parte del propio Kümel a Ouimet, pero Seyrig apoyaba a la joven actriz.
El vampirismo como tal, con sus colmillos y sangre, casi no aparece en todo el film, de hecho solo tendremos un par de momentos sangrientos en el tramo final, donde las resoluciones comienzan a surgir, aunque aquí el guión flojea y Kümel se centra mas en crear planos preciosistas y bien acabados que en finiquitar de forma correcta la historia, así todo lo referente a la Iliona o Stefan resulta algo forzado, al igual que pasa con el final, que si bien cumple, deja algo confuso al espectador.

Preciosista obra de vampiras lésbicas de remarcado estilo europeo, resulta superior a las geniales acercamientos de Rollin, aunque este fuese mas valiente, y viendo este título me preguntaba si Rollin hubiese sido capaz de rodar con el estilo de Kümel, pero con sus ideas sobre las vampiras, seguramente hubiésemos tenido la obra definitiva de este subgénero, pero ya se sabe que cada cual tenía su estilo y soñar es gratuito. Quizá a esta cinta le sobre lentitud, uno de sus grandes lastres, y tener un guión algo mas cuidado y trabajado, los asesinatos y la vida de Stefan quedan del todo colgados, aparte de otras sub tramas. Eso si, cualquier aficionado a este tipo de cine vampirito disfrutará ampliamente, sino hay que estar preparado para un trabajo lento.

Como conseguirla;
Editada en España en Dvd por Trash Cinema (Buenos extras, PÉSIMA sincronización de subtítulos)
Descarga- En breve
Trailer

Otras Portadas