domingo, 27 de julio de 2008

El horrible secreto del Dr. Hichcock (1962)

Director; Riccardo Freda
Tìtulo original; L´orribile segreto del dottor Hichcock
Guiòn; Ernesto Gastaldi
Mùsica; Roman Vlad
Fotografìa; Raffaele Masciocchi
Productora; Luigi Carpentieri & Ermanno Donati
Paìs; Italia
Interpretes;

Barbare Steele...como...Cynthia Hichcock
Robert Flemyng...como...Dr. Bernard Hichcock
Silvano Tranquilli...como...Dr. Kurt Lowe

Gènero; Terror- Mad Doctor

Sinopsis;
El Dr. Hichcock tiene unos extraños gustos lúdicos. Con su flamante esposa se ve envuelto en una serie de "juegos funerales" en los que él le da una droga que simula su muerte. Desafortunadamente, durante una de estas sesiones, una sobredosis mata realmente a la mujer. Doce años después Hichcock se casa nuevamente y su nueva mujer se horroriza al descubrir que tal vez aquella mujer no estaba realmente muerta cuando fue enterrada.

Comentario;
Dirigida por Riccardo Freda, uno de los mejores realizadores del cine de terror de Italia, y no es decir poco, con genialidades como esta que nos ocupa u otras tales como Tràgica ceremonia en Villa Alexander, Los vampiros, La iguana de la lengua de fuego o Follia homicida. Ademàs aquì cuenta como protagonistas con una de las mayores reinas del grito, Barbara Steele, tan adorada por todos los fans del terror y que hemos podido disfrutar en innumerables pelìculas, algunas de ellas de culto absoluto, cintas como La màscara del demonio, El lago de satàn, Danza macabra, Los amantes de ultratumba, etc.. acompañada por Robert Flemyng, que trabajò en innumerables seriales aunque se dejò ver en cintas de gènero como The Blood Beast Terror o The body stealers.

El Dr. Hichcock es un gran cirujano y su anestesia se està volviendo cada vez màs famosa, lo que sus colegas no saben es que la usa para adormecer a su mujer, Margareth, y asì tener pràcticas necròfilas, pero un dìa morirà y el Dr. Hichcock dejarà Londrès. Veinte años despuès se volverà a casar con una expaciente suya con problemas nerviosos, Cynthia, con la que regresarà a Londrès, a su vieja mansiòn cuidada por su ama de llaves. Allì Cynthia comenzarà a ver extrañas apariciones mientras que su marido parece estar cada vez màs alejado de ella, afortunadamente el Dr. Kurt Lowe, compañero del Dr. Hichcock , la ayudarà a esclarecer el misterio.

Menuda pelìcula que rodò Freda a comienzos de los 60, con necrofilia y un terror gòtico soberbio, aùn me resulta algo bruta sin tener nada de gore ni sustos al uso, solo tensiòn, genial rodaje, buena montaje, atmòsfera conseguida, aunque con algunos fallos de fotografìa y unas actuaciones magistrales por parte del duo protagonista, me llama mucho la atenciòn como muchas de las actrices actuales que intentan convertirse en reinas del grito tratan de imitar a Barbara Steele, quedàndose a años luz de esta, y es que en esta hace un papel soberbio y magistral, lleno de recursos gestuales, con una colocaciòn en cada secuencia perfecta y comiendose la càmara literalmente, y si encima Robert Fleming realiza otra gran interpretaciòn pues nos encontramos ante una sensacional cinta de terror, sin màs.

Es bastante curioso el empleo del colorido en algunas partes de la cinta, colorido que ayuda mucho a la creaciòn de tensiòn y es que los decorados estan muy conseguidos igualmente, destaca mucho el cambio de imagen y atmòsfera que hay entre la mansiòn y la clìnica, algo que con el paso de los años se tratò pero que aquì ya se emplea, un gran acierto sin duda. Otra cosa peculiar es que teniendo momentos lentos y pudiendo llegar a ser aburridos el propio ritmo de la cinta consigue que no nos aburramos y sigamos pendientes y asì se pasa la pelìcula entera, algo que, lamentablemente, no pasa en la gran mayoria de cintas del gènero, otro gran acierto por aprte de Freda.
Y eso que no tenemos nada de gore, ni sangre, ademàs que el fantasma no se nos enseña nada màs que envuelto en sàbanas, pero eso sì las secuencias del Dr. Hichcock insinuando la necrofìlia son formidables, llenas de fuerza, aunque algo cortas y quizà se las podrìa haber sacado algo mas de partido. Encima tenemos un final potentìsimo, destacar la secuencia donde vemos a Barbara Steele encerrada en un ataud, ¡simplemente genial¡, muy tìpico del cine de la Hammer, por cierto, ràpido, con un heroe, y un desenlace frenètico que nos deja ampliamante satisfechos de la cinta que hemos no solo visto, sino disfrutado.

Gran cinta de terror italiana de principio de los sesenta, tocando temas de necrofìlia y con unas calidades y cualidades perfectas para hacer de una cinta lenta un entretenimiento ràpido y dinàmico, contando con una actuaciòn de Barbara Steele soberbia. No se como encajarìa la censura esta cinta en esa època, ya que al no tener escenas desagradables y solo insinuar un tema màs que sordido supongo que les producirìa un buen dolor de cabeza, yo solo se que es una cinta del todo disfrutable y recomendable.

Como conseguirla;
Editada en Dvd de importaciòn
Descarga- El Horrible Secreto del Doctor Hitchcock.avi

4 comentarios:

Igor Von Slaughterstein dijo...

Una película estupendísima y con algunos momentos inolvidables. Además aqui vemos a Bárbara en su época de máximo carisma y esplendor interpretativo, además de que la genial fotografía en color nos permite verla más bella que nunca.

Uno de los films de Bárbara que más ganas tengo de que editen al fin decentemente en DVD.

Saludos!!

ATXEIN dijo...

Si, esta deberìan editarla ya, no se porque aun no lo hicieron, porque es una de las grandes cintas de terror italianas, y es que la Steele està formidable.. solo de recordar la secuecnia de ella encerrada en el ataud...bufff

Saludos¡¡

Tyla dijo...

Peliculón. La vi por primera vez hace años y cuando la revisé recientemente no sólo me gustó igual, sino que todavía me dejó mejor sabor de boca.

No sé por qué Freda no tiene el mismo "caché" que un Bava o un Argento, porque lo merecería.

ATXEIN dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Tyla, nunca entenderè porque Freda no tiene un estatus mayor, siempre creì que es de los mejores directores de gènero italianos, y no tiene nada que envidiar ni a Bava, padre, ni a Argento..